Boletín Ecológico Nicaragua

Situación de Bosawás indica: “En 20 años ya no habrá suficiente agua para sostener la producción”.

User comments

Consecuencia de la frontera agrícola, cerca de Ayapal. Foto: David Quintana

“Los análisis no mienten y cuando se trata de mantener la producción agropecuaria y garantizar la seguridad alimentaria, las expectativas no son nada halagadoras, asegura Eduard Müller, especialista internacional en la conservación de las reservas de biosfera, quién participó en el “Foro Bosawás de Nicaragua y la Amazonía Peruana, comparación de dos casos de Ecosistemas Tropicales Latinoamericanos”.

Por: David Quintana /14 de Julio 2016 –  Durante este foro especialistas internacionales, IMG_9602connotados expertos nicaragüenses y representantes de las comunidades indígenas Mayagnas ubicados en BOSAWÁS, expusieron la trágica situación de los bosques  en esta Reserva Internacional de Biósfera, debida principalmente a la invasión de colonos mestizos que sin ningún control de parte del estado y las municipalidades aledañas, han invadido y destruido esa Reserva y su gran potencial Forestal y Biodiverso, acabando los últimos bosques húmedos tropicales que todavía existen en el país.

“Bosawás no es un árbol, no es un pájaro, es la vida futura de Centroamérica. Es una plataforma de salvación para ayudarnos a enfrentar – por ejemplo – los cambios climáticos”, explicó Eduard Müller, tras conocer que el 70 por ciento de las zonas periféricas o de amortiguamiento de dicha Reserva ha sido destruida y que actualmente la misma zona núcleo ha perdido en los últimos diez años más de dos mil quinientos kilómetros de bosques, equivalente – según los expertos – a casi el 30 por ciento del área original de la Reserva.

13091947_1700890896818211_4292143699435915645_nPara Muller y los ambientalistas que apoyan la conservación de BOSAWÁS, la incrementada tendencia de despale por todo el país, va a contribuir a la pérdida de las fuentes de agua, en ríos, lagos y lagunas, incluyendo las aguas subterráneas que son infiltradas a través de los bosques.

La existencia, frecuencia e intensidad de los cambios climáticos que se avecinan, predicen la pérdida del agua necesaria tanto para el consumo domestico como para la producción nacional, por tanto las expectativas del desarrollo económico de Nicaragua van a ser frenadas por la ausencia de este vital líquido en los mantos subterráneos, cuya calidad y cantidad es lo única que queda para garantizar sus beneficios sociales y económico en el transcurso de las inmediatos años.

reportje agua1Confirmado esta inquietante y pronosticada situación, el ecologista Jaime Incer Barquero, recalcó que sin bosque no hay agua, no hay producción ni mucho menos vida, en todas sus expectativas sociales, económicas y ecológicas.

“Con referencia a la tal situación, en este invierno aun quedan áreas especialmente en el norte del país donde las lluvias no han caído en la proporción vaticinada para garantizar la sobrevivencia y producción”, valoró Incer Barquero.   Agregó, que los casos actuales de inundación en la región del Caribe, que han producido efectos negativos como el desborde del río Prinzapolka, no significa sobreproducción de agua sino simplemente que toda la lluvia caída en esa cuenca provocadora de inundación, es el reflejo de una excesiva escorrentía y una escasa infiltración, ya que gran parte de la misma ha perdido sus bosques y es de esperar que en otras regiones del Atlántico como Prinzapolka, Alamikamba, El Tortuguero, Ciudad Rama y otras poblaciones aledañas a los ríos, seguirán sufriendo estas inundaciones anualmente si se sigue destruyendo los Bosques Tropicales en sus respectivas cuencas.

Siguiendo con la temática en el foro, el doctor Muller,  hizo un llamado al sector empresarial productivo de Nicaragua, en el sentido que si no incluyen en su Plan de Negocios el Manejo y Conservación de los Recursos Naturales, el crecimiento económico más temprano que tarde, quedará limitado ante los inesperados avances de los cambios climáticos y la pérdida de los bosques infiltradores de agua.

IMG_9634Al respecto Incer Barquero expuso que la experiencia de los dos inviernos pasados afectó gravemente cultivos como maní, caña de azúcar, ganadería, además de las industrias que utilizan agua, incluyendo muchas poblaciones que vieron mermado el acceso al vital líquido.

Cabe señalar que en este foro participaron especialistas, que asistieron esta semana al foro promovido en la Universidad Centroamericana (UCA), por la Academia de Ciencias de Nicaragua, junto con organizaciones como Misión piblciidadBOSAWÁS, FUNDENIC-SOS, POPOLNA y las Comunidades Indígenas de Bosawás.

Posted by on Jul 15 2016. Filed under Noticias. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. You can leave a response or trackback to this entry

Leave a Reply

Search Archive

Search by Date
Search by Category
Search with Google

Photo Gallery

Log in | Webmail | © Boletín Ecológico, 2013